Cultivos

Pimiento

Descargar ficha

Familia: Solanaceae                Especie: Capsicum annuum L.                Orígen: Bolivia y Perú

Planta: Es herbácea perenne, con un ciclo vegetativo anual, de porte variable entre los 0.5 metros y más de 2 metros según la variedad.

Sistema radicular: Es pivotante y profundo, con muchas raíces adventicias que horizontalmente pueden alcanzar una longitud comprendida entre 50 cm. y 1 metro.

Tallo principal: De crecimento limitado y erecto. A partir de cierta altura emite 2 ó 3 ramificaicones (dependiendo de la variedad) y continúa ramificándose de forma dicotómica hasta el final de su ciclo.

Hoja: Entera, lampiña y lanceolada, con un ápice muy pronunciado y un pecíolo largo y poco aparente. El haz es liso y suave al tacto y de color verde más o menos intenso y brillante. El nervio principal parte de la base de la hoja, como una continuación del pecíolo, del mismo modo que las nerviaciones secundarias que son pronunciadas y llegan casi al borde de la hoja. La inserción de las hojas en el tallo tiene lugar de forma alterna y su tamaño es variable en función de la variedad, existiendo cierta correlación entre el tamaño de la hoja adulta y el peso medio del fruto.

Flor: Las flores aparecen en cada nudo del tallo, con inserción en las axilas de las hojas. Son pequeñas y constan de una corona blanca. La polinizaición es autógama, aunque puede presentarse un porcentaje de alogamia que no supera el 10%.

Fruto: Baya hueca, semicartilaginosa y deprimida, de color variable (verde, rojo, amarillo, naranja, violeta o blanco); Su tamaño es variable dependiendo de la variedad. Las semillas se encuentran insertadas en una placenta cónica de disposición central. Son redondeadas, ligeramente reniformes, de color amarillo pálido y longitud variable entre 3 y 5 milímetros.

Es una planta exigente en temperaturas, los cambiós térmicos ocasionan le ocasionan desequilibrios vegetativos.

La humedad relativa óptima oscila entre el 50 y 70%, si son muy elevadas favorece el desarrollo de enfermedades aéreas y dificultan la fecundación, la coincidencia de altas temperaturas y baja humedad relativa puede ocasionar la caída de las flores y de los frutos recién cuajados.

Es muy exigente en cuanto a luminosidad se refiere, sobretodo en los primeros estados de desarrollo y durante la floración.

Los suelos más adecuados son los franco-arenosos, profundos, ricos y con un contenido en materia orgánica del 3 - 4 % y principalmente bien drenados. Los valores de pH óptimos oscilan entre 6.5 y 7 aunque puede resistir ciertas condiciones de acidez (hasta un pH de 5.5); en suelos enarenados puede cultivarse con valores de pH próximos a 8. En cuanto al agua de riego el pH óptimo es de 5.5. a 7. Es una especie moderadamente tolerante a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego.

En cuanto a la nutrición, es una planta muy exigente en nitrógeno durante las primeras fases del cultivo, decreciendo su demanda tras la recolección de los primero frutos verdes, debiendo controlar muy bien su dosificación a partir de ese momento, ya que un exceso retrasaría la maduración de los frutos. La mayor época de demanda de fósforo coincide con la aparición de las primera flores y con el período de maduración de la semillas. La absorción de potasio es primordial sobre la precocidad, coloración y calidad de los frutos, aumentando progresivamente hasta la floración y equilibrándose posteriormente. El pimiento también es muy exigente en cuanto a magnesio se refiere, aumentado su absorción durante la maduración.

Actualmente se emplean dos métodos para establecer las necesidades de abonado: en función de las extracciones del cultivo, y en base a una solución nutritiva ideal a la que se ajustarán los aportes previo análisis de agua, este último método es el que se emplea en cultivo hidropónicos.

El aporte de microelementos resulta vital para una nutrición adecuada, disponiendo de una amplia gama de sólidos y líquidos en forma mineral y de quelatos, cuando sea necesario favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y su absorción por la planta.

También se disponen de numerosos correctores de carencias tanto de macro como de micronutrientes que pueden aplicarse vía foliar o por riego por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, que ayudan a la planta en momentos críticos de su crecimeinto o bajo condiciones ambientales adversas, así como ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc. que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asimilación de nutrientes por la planta.