Cultivos

Tomate

Descargar ficha

Familia: Solanaceae                Especie: Lycopersicon esculentum Mill.                Orígen: México.

Planta: Perenne de porte arbustivo que se cultiva anualmente. Puede crecer de forma rastrera, semierecta o erecta, existen dos variedades de crecimiento limitado y de crecimiento ilimitado.

Sistema radicular: Raíz principal corta y débil, sus raíces secundarias son numerosas y potentes y raíces adventicias.

Tallo principal: Eje con un grosor entre 2 - 4 cm. en su base, sobre el que se van desarrollando las hojas, los tallos secundarios (ramificación simpoidal) e inflorescencias. Su estructura, de fuera hacia dentro, consta de: epidermis, de la que salen hacia el exterior los pelos glandulares, corteza o cortex, cuyas células más externas son fotosintéticas y las más internas son colenquimáticas, cilindro vascular y tejido medular. En la parte distal se encuentra el meristemo apical, donde se inician los nuevos primordios foliares y florales.

Hoja: Esta compuesta, con foliolos peciolados, lobulados y con borde dentado, en número de 7 a 9 y recubiertos de pelos glandulares. Se distribuyen en forma alterna sobre el tallo. El meófilo o tejido parenquimático está recubierto por una epidermis superior e inferior. La epidermis inferior presenta una alto número de estomas. Dentro del parénquima, la zona superior o zona en empalizada, es rica en cloropastos. Los haces vasculares son prominentes, sobretodo en el envés y constan de un nervio principal.

Flor: Es perfecta, regular e hipogina y consta de 5 o más sépalos, de igual número de pétalos de color amarillo y dispuestos en forma leiocoidal a intervalos de 135º, de igual número de estambres soldados que se alternan con pétalos y forman un cono estaminal que envuelve al gineceo, y de un ovario bi o plurilocular. Se agrupan en inflorescencias de tipo racemoso, generalmente en número de 3 a 10, es frecuente que el eje principal de la inflorescencia se tamifique por debajo de la primera flor formada dando lugar a una inflorescencia compuesta. La primera flor se forma en la yema apical y las demás crecen lateralmente por debajo de la primera, alrededor del eje principal.

Fruto: Baya bi o pluriocular que puede alcanzar un peso que oscila entre unos pocos miligramos y 600 gramos. Está formado por el pericarpo, el tejido placentario y las semillas. Puede recolecctarse separandolo por la zona de abscisión del pedicelo, o bien separandose por la zona pendular de unión al fruto.

Su temperatura óptima de desarrollo está entre 20 y 30 ºC durante el día y entre 1 y 17 ºC durante la noche. La maduración del fruto está muy influenciada por la temperatura en lo que refiere a la precodidad y a la coloración, de forma que valores cercanos a los 10ºC así como los superiores a los 30ºC originan tonalidades amarillentas.

La humedad relativa idónea oscila entre un 60 y 80%. Humedades relativas muy altas favoreceran la aparición de enfermedades aérea,  el agrietamiento del fruto y dificultarán la fecundación, debido a que el polen se compacta, abortando gran parte de las flores. Una humedad relativa baja dificulta la fijación del polen al estigma de la flor.

Nos muy exigente en cuanto a suelos, pero si en cuanto al drenaje se refiere, requiere suelos sueltos de textura silíceo-arcillosa y ricos en materia orgánica, no obstante se desarrolla perfectamente en suelos arcillosos enarenados. Los terrenos pueden llegar a ser desde ligeramente ácidos hasta ligeramente alcalinos cuando están enarenados.

Los fertilizantes más empleados son los abonos simples en forma de sólidos solubles y en forma líquida, ya que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque en el mercado existen complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o combinados con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases del desarrollo del cultivo.

El aporte de microelementos resulta vital para una nutrición adecuada, pudiendosé aplicar tanto en forma sólida como líquida en forma mineral y en forma de quelatos para así favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y su absorción por la planta.

También se dispone de una amplia gama de correctores de carencias tando de macro como de micronutrientes que pueden aplicarse por vía foliar o por riego por goteo, aminoácidos preventivos y curativo, que ayudan a la planta en los momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones meteorológicas adversas, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.) que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asímilación de nutrientes por la planta.

La clorosis férrica es característica en aquellos cultivos implantados en terrenos calizos, lo cual hará acortar el ciclo vital de las plantas, hará disminuir los rendimientos y los frutos serán de peor calidad.