Cultivos

Almendro

Descargar ficha

Familia: Rosáceas                            Especie: Prunus Amygdalus Basch                  Orígen: Asia Central.

Sistema radicular: Su sistema radicular esta constituido por unas pocas raíces de mayor diametro, que se desarrollan en amplitud y profundidad. Las sucesivas ramificaciones a partir de estas raíces principales originan todo una red de raíces de diametro decreciente que terminan en otras más finas y tiernas, que constituyen en su conjunto un sistema radicular de gran longitud, integrado por raicillas, las cuales a su vez son las que disponen de los pelos radiculares.

Tronco: Cuando el árbol es jóven se caracteriza por ser liso, conforme va envejeciendo pasa a ser muy agrietado. El color de su corteza es verde en caso de árboles jóvenes, pasando a volverse de color marrón y grisáceo cuando el árbol es adulto.

Órganos fructiferos: Ramos mixtos, chifonas y ramilletes de mayo, que presentan yemas solitarias.

Hojas: Son de tipo lanceolado, largas, estrechas y puntiagudas, tienen un color verde intenso, aunque se pueden observar diferencias apreciables de color dependiendo de la variedad, sus bordes son dentados o festoneados.

Flor: Es pentámera con cinco sépalos, cinco pétalos con colores variables entre blanco y rosado; pueden estar más o menos escotados centralmente, llegando incluso a solaparse en algunas variedades.

Fruto: Drupa con exocarpo y mesocarpo correoso y endocarpo duro.

Semilla: La semilla es el propio fruto; posee dos legumentos envolventes difícilmente separables (la testa y el tegmen) que inicialmente son verdosos, pasando a tomar un color amarillento y finalmente castaño claro y marrón, que irá oscureciendose con el paso del tiempo.

El abonado del almendro ha sido tradicionalmente muy reducido en secano, efectuandose sobre todo en invierno y con aportación de nitrógeno durante el período vegetativo, en las plantaciones modernas de regadío normalmente se deberá de seguir un plan de abonado. Las extracciones aproximadas de N-P-K por tonelada de almendras son de 25 Kg., 40 Kg. y 50 Kg. respectivamente. Deben realizarse análisis foliares para evaluar la evolución de los macro y micronutrientes más implicados en la productividad, ya que son frecuentes las carencias de zinc y los problemas ocasionados por el boro, tanto por exceso como por defecto. Los aportes de abono nitrogenado deberán llevarse a cabo en primavera y en otoño para ayudar a la floración del año siguiente.