Cultivos

Melocotón

Descargar ficha

Familia: Rosácea                     Género: Prunus         Especie: Prunus persica (L.) Batsch             Orígen: China

Porte: Pequeño árbol caducifolio que llega a alcanzar 6 m. de altura, posee una corteza lisa de color cenizo que se desprende en láminas. Sus ramillas son lisas y de color verde en el lado expuesto al sol.

Sistema radicular: Esta muy ramificado y es superficial. La zona explorada por las raíces ocupa una superficie mayor que la zona de proyección de la copa.

Hojas: Son simples, lanceladas, de 7.5 - 15 cm. de longitud y de 2 - 3.5 cm. de anchura, largamente acuminadas con el margen finamente aserrado. Haz verde brillante, lampiñas por ambas caras. Pecíolo de 1 - 1.5 cm. de longitud, con dos o cuatro glándulas cerca del limbo.

Flores: Por norma general, a veces en parejas, de color variable entre rosa y rojo, y de 2 - 3.5 cm. de diámetro. Según su color en otoño indica la distinción de las variedades, las de pulpa amarilla tomán un color amarillo intenso o anaranjado claro, mientras que las de pulpa blanca tomán un color amarillo claro.

Fruto: Drupa de gran tamaño con una epidermis delgada, un mesocarpo carnoso y un endocarpo de hueso que contiene la semilla. La aparición de huesos partidos es un caracter varietal. Existen dos grupos según el tipo de fruto: De carne blanda, con pulpa sin adherencia al endocarpo; y de carne dura, con pulpa fuertemente adherida.

Órganos fructíferos: ramos mixtos, chifonas y ramilletes de mayo. Los melocotones se producen en la madera de un año de yemas florales formadas en el anterior período vegetativo. Normalmente se forma en cada nudo una yema foliar flanqueada por dos yemas florales.

Se trata de un frutal de zona templada no muy resistente al frío, su área de cultivo se extiende entre 30 y 40 ºC. Puede verse afectado por heladas tardías, ya que los órganos más sensibles a las mínimas temperaturas son los óvulos, el pistilo y la semilla. Es una especie avida de luz y la requiere para conferirle calidad al fruto, sin embargo tanto su tronco como sus ramas suelen sufrir con la excesiva insolación, por lo que habra que encalar o realizar una poca adecuada. Puede ser cultivado en cualquier tipo de suelo aunque preferiblemente se dará mejor su cultivo en suelos frescos, profundos, de pH moderado y arenosos. Se caracteriza por ser propenso a la asfixia radicular, por ello hay que evitar los encharcamientos de agua y asegurar una profundidad de suelo no inferior a 1 - 1.5 m.

En caso de contar con riego localizado, el abonado se realizará mediante fertirrigación y el fraccionamiente abarca desde marzo a octubre. Si el cultivo se realiza en secano o riego por inundación se realizan de dos a tres abonados: el primero en primavera y los otros dos en verano. Deben realizarse análisis foliares para evaluar la evolución de los macro y micronutrientes más implicados en la productividad. Casi nunca se abonan cuando tienen flores ya que la demanda de nutrientes es baja y suele ser suficiente con el contenido que posee el suelo.

Con frecuencia se ve afectado por deficiencias de calcio y magnesio, y en menor medida de zinc y manganeso.