Cultivos

Nectarina

Descargar ficha

Familia: Rosácea                       Especie: Prunus persica var. nectarina; Prunus persica var laevos DC         Orígen: China

Planta: Se trata de un árbol derivado de la mutación del melocotonero común, y lo único que les diferencia es la ausencia de tomentosidad en la piel del fruto. Si se deja crecer la planta libremente toma un porte globoso con unas dimensiones medias de 4 - 6 metros.

Tallo: Es una especie basítona, un ramo vertical dejado vegetar libremente produce brotes más vigoroso en la base y progresivamente menos vigoroso hacia el ápice. La corteza que reviste el tronco y las ramas es de color gris más o menos oscuro con tonalidad rojiza. Las ramas tienen la corteza de color preponderadamente rojo oscuro o grisáceo.

Sistema radicular: Sus raíces son de color anaranjado con lenticelas muy evidentes; están ramificadas de forma muy extensa y a poca profundidad. La zona que ocupan es casi el doble que la zona de proyección de la copa. En sentido vertical ocupan una capa comprendida entre los 0 - 20 y los 80 - 100 cm. La profundidad del sistema radicular depende de la aireación del terreno, de las labores de cultivo y de la presencia de raíces de plantas cercanas.

Hojas: Son oblongas, lanceoladas, con una longitud generalmente de 140 - 180 mm. y una anchura de 40 - 50 mm; el limbo es liso, a veces ondulado a lo largo del nervio central, los bordes son serrados, crenados o doblemente dentados.

Flores: Pueden ser solitarias, reunidas o en grupos de tres o cuatro, son de dos tipo: rosáceas (tienen los pétalos grandes, son de color rosado y están abiertas) y campanuláceas (tienen los pétalos más pequeños, son de color rosa intenso y no se abren completamente). El cáliz es gamosepalo. El ovario es único y completamente glabro. El pistilo también es único, pero puede ser doble o triple. El número de estambres oscila entre 20 y 25.

Fruto: Es una drupa (perocarpio membranoso, mesocarpio pulposo y endocarpio leñoso), es de forma más o menos globosa con una línea de sutura y una cavidad alrededor del pedúnculo. Su piel es lisa, de color atrayente, pulpa muy sabrosa y hueso libre, no está adherido a la pulpa.

Las nectarinas son frutales propios de zonas de poca altitud, no tienen la necesidad de un largo reposo invernal como otros árboles, prefiere climas de inviernos cortos y relativamente templados y veranos largos de atmósfera seca, por ser un cultivo muy sensible a la humedad.

Durante la plantación se aconseja realizar un abonado con fósforo y potasio a la profundida explorada por las raíces (20 - 60 cm.) Si se realiza un abonado distribuido en toda la superficie de la plantación, se recomienda aplicar de 80 a 100 Tn/ha. de estiércol. Si el abonado es localizado se recomienda de 500 - 1000 gr. de estiércol por hoyo. Durante el período de formación se realizará un aporte continuo de nitrógeno desde febrero-marzo hasta junio. El abonado de producción dependerá de los análisis foliares y de suelos realizados. El potasio y fosfatos se aplicarán a la caída de la hoja, en otoño, antes de las eventuales labores del terreno para favorecer su descenso en profundidad y los nitrogenados momentos antes de entrar el árbol en vegetación, de febrero a junio, para que esté a disposición de las plantas durante la floración y cuajado, en la caída de los frutos y en la diferenciación de las yemas.