Cultivos

Platanera

Descargar ficha

Familia: Musáceas               Especie: Musa cavendishii y M. Paradisiaca                Orígen: Asia meridional

Planta: Herbácea pernne gigante, con rizoma corto y tallo aparente, que resulta de la unión de las vainas foliares, cónico y de 3.5 - 7.5 m. de altura terminado en una corona de hojas.

Sistema radicular: Posee una raíz superficial.

Hojas: Son de gran tamaño y están dispuestas en forma espiral, de 2 - 4 m. de largo y haz medio metro de ancho, con un pecíolo de 1 m. o más de longitud y limbo elíptico alargado, ligeramente decurrente hacia el peciolo, un poco ondulado y glabro. Cuando son viejas se rompen con facilidad de forma transversal debido al azote del viento. De la corona de hojas sale durante la floración un tallo pubescente de 5 - 6 cm. de diámetro, terminado por un racimo colgante de 1 - 2 m. de largo, éste posee una veintena de brácteas ovales alargadas, agudas de color rojo púrpura, cubiertas de un polvillo blanco harinoso; de las axilas de estas brácteas nacen a su vez las flores.

Tallo: El verdadero tallo es un rizoma grande, almidonoso, subterráneo, que está coronado con yemas; éstas se desarrollan una vez que la planta ha florecido y fructificado. A medida que cada chupón del rizoma alcanza la madurez, su yema terminal se convierte en una inflorescencia al se empujada hacia arriba desde el interior del suelo por el alargamiento del tallo, hasta que emerge arriba del pseudotallo.

Flores: Son de color amarillento e irregulares y con seis estambres, de los cuales uno es estéril, reducido a estaminodio petaloideo. El gineceio tiene tres piscilos con ovario ínfero. El conjunto de la inflorescencia constituye el régimen de la plantanera. Cada grupo de flores reunidas en cada bráctea forma una reunión de frutos denominado "mano" que contiene de 3 a 20 frutos.

Fruto: Oblongo; durante el crecimeinto de los frutos éstos se doblan geotrópicamente, según el peso de este, hace que el pedúnculo se doble. Esta reacción determina la forma del racimo. Los plátanos son polimórficos, pudiendo contener de 5 - 20 manos, cada uno con 2 - 20 frutos, siendo de color amarillo verdoso, amarillo, amarillo rojizo o rojo.

Exige un clima cálido y una constante humedad en el aire, la temperatura media que precisa es de 26 - 27 ºC, con lluvias prolongadas y regularmente distribuidas. Es poco exigente respecto al suelo ya que prospera igualmente en terrenos arcillosos, calizos o silíceos con tal de que sean fértiles, permeables, profundos, ricos y bien drenados. Prefiere, sin embargo, los suelos ricos en potasio, arcillo-silíceos, calizos o los obtenidos por la roturación de los bosques, susceptibles de riego en verano, pero que no retengan agua en invierno. La platanera tiene gran tolerancia a la acidez del suelo, oscilando el pH entre 4.5 - 8.

Las primeras fases de crecimiento son decisiva para el desarrollo del fruto, por ello es aconsejable en el momento de la siembra utilizar un fertilizante rico en fósforo. Cuando no haya sido posible realizar la fertilización inical, la primera se hará cuando la planta tenga entre 3 - 5 semanas, se recomienda abonar al pie ya que la planta extiende poco sus raíces. A los dos meses aplicar urea o nitrato amónico y repetir a los 3 y 4 meses. Al quinto mes se debe hacer una aplicación de fertilizante rico en potasio, por ser uno de los elementos de los más importantes para la fructificación del cultivo.

En plantaciones adultas se seguirá empleando una fórmula rica en potasio distribuida en el mayor número de aplicaciones anuales, sobre todo en suelos ácidos; se tendrá en cuenta el análisis de suelo para determinar con mayor exactitud las condiciones actuales de fertilidad del mismo y elaborar un adecuado plan de abonado.

El uso de abono orgánico esta indicado para este tipo de cultivo, ya que además de mejorar las condiciones físicas del suelo también aporta elementos nutritivos aumentando la capacidad de intercambio del suelo.