Cultivos

Trigo

Descargar ficha

Familia: Gramíneas                                 Orígen: Asia.

Sistema radicular: Suele alcanzar más de un metro, situándose la mayoría de las raíces en los primeros 25 cm. de suelo. El crecimiento de las raíces empieza en el período de ahijado, estando todas ellas poco ramificadas, su desarrollo se considera completado al final del "encañado."

Tallo: Es hueco, con seis nudos, su altura y solidez determinan la resistencia al escamado.

Hojas: Son cintiformes, paralelinervias y terminadas en punta.

Inflorescencia: Es una espiga compuesta de un tallo central de entrenudos cortos, llamado raquis, en cada uno de cuyos nudos se asienta una espiguilla, protegida por dos brácteas más o menos coriáceas o glumas, a ambos lados. Cada espiguilla presenta nueve flores, de las cuales aborta la mayor parte, quedando dos, tres, cuatro y a veces hasta seis flores.

Flor: Consta de un pistilo y tres estambres, está protegida por dos brácteas verdes o glumillas, de la cual la exterior se prolonga en una arista en los trigos barbados.

Fruto: Es una cariopsis con el pericarpo soldado al tegumento seminal. El endosperma contiene las sustancias de reserva, contituyendo la masa principal del grano.

La temperatura ideal para su crecimiento y desarrollo está entre 10 y 24ºC, pero lo más importante es la cantidad de días que transcurren para alcanzar una cantidad de temperatura denominada integral térmica, resultante de la acumulación de grados día. La temperatura no debe ser demasiado fría en invierno ni demasiado elevada en primavera ni durante la maduración.

El trigo requiere suelos profundos, para el buen desarrollo del sistema radicular, prefiere tierras neutras o algo alcalinas.

NITROGENO: Su absorción depende de su disponibilidad en forma asimilable, los mayores rendimientos se consiguen cuando se aporta mayor cantidad de nitrógeno al comienzo del macollado o durante el mismo y una mayor cantidad durante el crecimiento de los tallos .

FOSFORO: Es absorvido por la fracción coloidal del suelo y por ello debe ser aportado en la cantidad suficiente. Favorece y anticipa la granazón y madurez de la semilla, puede hasta llegar a anticipar una semana la cosecha de trigo.Hace endurecer los tejidos dando más rigidez a la planta, mejorando la resistencia a las heladas, al encamado y al asurado, siendo además muy importante para la fecundación de la flor y la granazón.

POTASIO: Interviene en la formación del almidón y en el desarrollo de las raíces, reduce la transpiración, por lo que aumenta la resistencia a la sequía. Contribuye a la formación del sistema radicular, proporciona mayor reistencia al frío. La extracción de potasio es máxima durante el período del encañado.

CALCIO: Es imprescindible para el desarrollo del trigo, ya que influye en la formación y madurez de los granos, se haya en mayor cantidad en las hojas y cañas que en el grano. Su carencia se caracteriza porque la hojas jóvenes se amarillean, se secan y se acorchan; y la espigas son pequeñas e incompletas.

ABONO ORGANICO: Su importancia radica en su efecto como corrector de los defectos que se puedan presentar, aumenta la retención del nitrógeno amoniacal, fósforo y potasio, hace más compactos los terrenos arenosos y comunica soltura a los arcillosos, poco permeables y díficiles de labrar, y aumenta las reservas hídricas del suelo. En secano se recomienda aplicar 10.000-20.000 Kg./ha, y en regadío 30.000 Kg./ha.