Cultivos

El Césped

Descargar ficha

Los céspedes están compuestos por plantas de especies y variedades muy distintas según las características climáticas y edafológicas de las distintas zonas. Las cualidades más importantes es que dben tolerar, el corte riguroso, el pisoteo, la sequedad, el frío y las enfermedades. Deberán de ser de porte bajo, tener un fuerte sistema radicular que evite el arrancamiento y que formen una densa y continua cubierta vegetal en un corto espacio de tiempo, para ello habrá que tener en cuenta el tipo de suelo, el drenaje, la elección de la especie y variedad, el riego, el mantenimiento (siega, aireación, escarifiacdo..), el abonado, etc.

Las especies cespitosas se clasifican según su adapatación climática en:

- Especies de clima subtropical y mediterráneo seco.
- Especies de clima templado.

Dependiendo del tipo de césped, las necesidades nutritivas varían en equilibrio y en cantidad, siempre deberá plantearse un abonado equilibrado, teniendo en cuenta los tres macronutrientes básicos (N-P-K), los elementos secundarios (magnesio) y micronutrientes (hierro, zinc, manganeso, etc.).

NECESIDADES NUTRITIVAS MEDIAS (Kg./ Ha./ Año)

TIPO DE CÉSPED                                                        

- Greens de golf, campos deportivos de uso muy fuerte:
Nitrógeno: 250-400   Fósforo: 120-150    Potasio: 150-250     Magnesio: 40-50

- Ante-greens, tees, campos deportivos uso poco frecuente:
Nitrógeno: 180-260   Fósforo: 100-120    Potasio: 120-200     Magnesio:  30-50

- Calles de golf(fairways), cépedes ornamentales (parques) intensivos, siega frecuente:
Nitrógeno: 120-200   Fósforo: 60-80       Potasio: 100-150     Magnesio:  20-40

- Céspedes ornamentales (parques) extensivos, siega poco frecuente:
Nitrógeno: 90-150     Fósforo: 50-70       Potasio: 80-120      Magnesio:  10-30

El abonado fortalece y engrosa la hierba, dandole más resistencia a la sequedad, a las enfermedades, a las malas hierbas, los musgos y el desgaste intenso, también mantiene el color y la textura, aunque puede incrementar la velocidad de crecimiento de la hierba y por tanto se necesitara un secado más continuo.

El abonado puede aplicarse en primavera, verano y otoño:

* El abonado de primavera se realiza con un abono rico en nitrógeno, fósforo y potasio; se realizará a comienzos de primavera, cuando la hierva a comenzado a crecer.

* En verano el crecimiento del césped es más lento en los terrenos que han sido segados, cortados o banonados en primvaera con fertilizantes inorgánicos, por lo que sólo se abonará en aquellas parcelas en las que el césped este descolorido y crezca mal.

* Si ha sufrido un estrés hídrico o la compactación y a final de verano aparece ralo, es recomendable aplicar un abonoado de otoño, se administrará un nivel bajo de nitrógeno, pero bueno en fosfato y potasio para estimular el crecimiento sano de las raíces.

El suministro de abono debe ser uniforme, para evitar el parcheamiento o el chamuscado del césped. Se hará cuando la hierba esté seca pero el suelo húmedo, preferiblemente con tiempo fresco y con chubascos. Después del abonado se dará un pequeño riego controlado. La aplicación puede ser manual mezclando el abono con la tierra, en disolución con ayuda de una regadera o un diluidor con una manguera y mecánica con un distribuidor estándar o lineal.