Cultivos

Esparraguera

Descargar ficha

Familia: Asparagaceae                 Especie: Asparagus                   Orígen: Europa, Asia y Africa.

Planta: se desarrolla fundamentalmente en las regiones templadas y subtropicales, siéndo una planta herbácea perenne o subarbusto dioico, trepador y espinoso. Tradicionalmente se emplea como complemento verde de la flor cortada.

Sistema radicular: Posee raíces tuberosas con numerosos tubérculos translúcidos de forma elipsoidal.

Tallos: Son estriados de hasta 2 m. de altura y 1 cm. de diámetro.

Hojas: Su valor decorativo reside en la vistosidad del follaje, que en realidad consiste en modificaciones de las ramas, llamadas cladofilos o cladodios solitarios, filiformes o escuamiformes, ya que las hojas quedan reducidas a escamas.

Flores: Son actinomorfas, unisexuales, hermafroditas o polígamas, con pedicelos articulados y solitarias o dispuestas en umbrela o racimos. Posee seis tépalos libres o unidos en la base y seis estambres filamentosos, filiformes o aplanados. El ovario es unicarpelar con 2 ó más óvulos por lóculo.

Fruto: Es una baya esférica de 4.5 - 10 mm. de diámetro de color rojo.

La temperatura óptima para su cultivo es de 15ºC, aunque puede desarrollarse en un rango entre 5 y 30ºC. Requiere una iluminación intensa aunque no el sol directo, además tolera parcilamente la sombra. El nivel higrométrico ambiental óptimo oscila entre 85 y 90ª. Un descenso brusco de la humedad provoca alteraciones colorimétricas en los cladodios. Requiere un sustrato arenoso, rico en materia orgánica y bien drenado. El pH se mantendrá neutro y tenderá a la acidez en suelos de textura arenosa. Un exceso de caliza activa produce la clorosis en el follaje. Requiere un buen drenaje, sinedo más adecuado los riegos abundantes a nivel radicular que los pequeños muy continuados. Tolera mejor la escasez de agua que el exceso, ya que provoca clorosis.