Cultivos

Berenjena

Descargar ficha

Familia: Solanaceae.            Especie: Solanum melongena L.           Orígen: Asia

Planta: Es herbácea aunque sus tallos presentan tejidos lignificados que le dan un aspecto arbustivo y anual, puede rebrotar en un segundo año si se cuida y poda de forma adecuada, con el inconveniente de que la producción se reduce y la calidad de los frutos es menor.

Sistema radicular: Es muy potente y muy profundo.

Tallos: Son fuertes, de crecimiento determinado cuando se trata de tallos rastreros que dan un aspecto abierto, o de crecimiento indeterminado cuando son erguidos y erectos, pudiendo alcanzar hasta 2 - 3 metros de altura. Dependiendo del marco de plantación suelen dejar de 2 a 4 tallos por planta. Los tallos secundarios brotan de las axilas de la hojas.

Hoja: Son de largo pecíolo, enteras y grandes, con nerviaciones que presentan espinas y envés cubierto de una vellosidad grisácea, causante en ocasiones de alergias. Están insertadas de forma alterana en el tallo.

Flor: El número de pétalos, sépalos y estambres oscila entre 6 y 9. Los pétalos son de color violáceo. Tanto el pedúnculo como el cáliz presentan abundantes espinas. Los estambres presentan anteras muy desarrolladas de color amarillo que se sitúan por debajo del estigma, dificultando la fecundación directa. El cáliz de la flor perdura después de la fecundación y crece junto al fruto, envolviéndolo por su parte inferior.

Fruto: Es una baya alargada o globosa, de color negro, morado, blanco, blanco jaspeado de morado o verde, que presenta pequeñas semillas de color amarillo con poder germinativo que oscila entre 4 y 6 años.

Es un cultivo de climas cálidos y secos, soporta bien las temperaturas elevada, siempre que la humedad sea adecuada, llegando a tolerar hasta 40 - 45 ºC. La humedad relativa óptima oscila entre el 50% y el 65%, tan importante como el valor de humedad relativa, es el déficit de presión de vapor, que depende de la humedad ambiente y la temperatura, siendo convenientes valores entre los 4 - 15 g./m3. Se trata de un cultivo muy ávido de luz, requiere de 10 a 12 horas de luz.

Es poco exigente en suelo debido a que tiene un potente y profundo sistema radicular, no obstante los suelos más adecuados son los francos y profundos. Los pH óptimos oscilan entre 6 y 7, aunque en suelos enarenados puede cultivarse con valores de pH comprendidos entre 7 y 8.5.

FERTIRRIGACION: Es el sistema de riego localizado más adecuado para el aporte de agua y gran parte de los nutrientes, que va a ser función del estado fenológico de la planta así como del ambiente en que ésta se desarrolla. Es un cultivo de pocas necesidades hídricas al comienzo de su desarrollo, pero que posteriormente aumenta su demanda, con consumos medios que oscilan entre 1,5 litros por metro cuadrado y día, recién plantado en agosto, y 6 litros por metro cuadrado en el mes de junio.

Es necesario realizar análisis de suelo y agua previos a la plantación, así como análisis foliares a lo largo del cultivo para determinar posible carencias, sobretodo de microelementos los cuales resultan vitales para una nutrición adecuada.

La aplicación de correctores de carencias tanto de macro como de micronutrientes que pueden aplicarse por vía foliar o riego por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, ayudarán a la planta en los momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones ambientales desfavorables, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.) que mejoraran las condiciones del medio y facilitarán la asimilación de nutrientes por la planta.