Cultivos

Coliflor

Descargar ficha

Familia: Crucifarae                 Nombre científico: Brassica olearacea L.           Orígen: Costas altánticas

Planta: En estas plantas la inflorescencia se encuentra hipertrofiada, formando una masa de pecíolos y botones foliares apelmazados. Las secciones de coliflores tienen los soportes de la flor desarrollados prematuramente; sus flores brotan en gran número y las ramificaciones  se encuentran engrosadas y, disminuyendo de longitud forman una especie de corimbo regular que termina en una superficie blanca amontonada, es decir, las ramificaciones florales, gruesas, blancas, más o menos apretadas y unidas entre sí y tiernas forman una masa que se denomina la pella de la coliflor.

Hojas: Son anchas y no muy erguidas, con limbos que cubren generalmente el pecíolo en su totalidad, a no ser que las hojas sean muy viejas, también tienen limbos en los bordes aunque son menos ondulados, nerviaturas menos marcada y no tan blancas, así como pellas de mayor tamaño, de superficie menos granulada y sabor más suave.

Las coliflores son algo más sensibles al frío ya que responden mal a las bajas temperaturas, afectándoles también las temperaturas altas. La temperatura óptima para su cultivo oscila entre 15.5 y 21.5 ºC.

Precisa suelos con buena fertilidad y con gran aporte de nitrógeno y de agua, tienen preferencia por suelos porosos, no encharcados pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la humedad del suelo. El pH idóneo está alrededor de 6.5 - 7; en suelos alcalinos desarrolla carencias, por lo tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un efecto alcalinizante sobre el suelo.

NITRÓGENO: se trata de un cultivo ávido de nitrógeno, sobretodo en los primeros 2/3 de su cultivo. La aplicación de nitrógeno reduce la concentración de nitratos en las hojas y la pella entre un 10 - 20 %, por ello los abonos estabilizados son especialmente adecuados en el cultivo de la coliflor.

FÓSFORO: No debe excederse en cuanto a su abonado, pues favorece la subida de la flor.

POTASIO: Es muy importante para obtener una cosecha de calidad, además de darle resistencia a las condiciones ambientales adversas y al ataque de enfermedades, una carencia de este elemento provocará el acorchamiento de los entrenudos y pigmentación iolácea en los nervios de las hojas.

En cuanto a las carencias de microelementos, la coliflor es especialmente susceptible a presentar estados carenciales de boro y molibdeno.